Un recurso detallado de información de apuestas

Se acabó la buena racha del Atlético de Cholo

se acabo la buena racha del atletico de choloTras un par de jornadas y muchísimo dinero invertido, el Atlético de Madrid de Cholo Simeone aún no levanta cabeza en La Liga. Claro, es bastante temprano para prender las alarmas, pero en una competición tan cerrada entre los dos candidatos habituales, el Atleti no puede seguir regalando puntos ante rivales de menor envergadura.

No menos de 82 millones de Euros ha invertido el equipo colchonero para enfrentar esta zafra, rompiendo una vez más el saco a pesar de mantener el discurso de equipo modesto y sin caja para invertir como sus rivales al título Real Madrid y FC Barcelona.

Las inclusiones más significativas de cara a esta temporada, fueron la del otrora ariete del Sevilla de Emery, Kevin Gameiro y el polifacético mediocampista Nicolás Gaitán proveniente del fútbol portugués. Sin embargo, el efecto que hasta ahora han tenido el nuevo 9 titular y el primer recambio de lujo, han sido poco menos que nulos en el funcionamiento del combinado albirrojo.

No todo es lo que parece

Al publicarse el calendario liguero para la 2016 – 2017, Simeone y compañía sonreían, pues al menos en un principio era bastante accesible y amigable para el cuadro que dirige, al enfrentarse a dos equipos recién ascendidos que aspiran a poco más que evitar ser relegados nuevamente a la división plateada del fútbol español.

Y con qué facilidad se ha borrado esa sonrisa, pues con 2 puntos de 9 posibles ante semejantes contrincantes, es momento de que el director técnico argentino meta mano en el saco y encuentre soluciones inmediatas, ya que cada punto perdido lo terminará lamentando al final de la campaña y ya sus rivales directos le aventajan con cuatro unidades cada uno.

En su partido inaugural, el Vicente Calderón recibía confiado a un Deportivo Alavés que no propuso absolutamente nada durante todo el compromiso.

El Atlético llegó, corrió, pegó, intentó y no consiguió dar la vuelta al partido, con ocasiones desperdiciadas y un ritmo de juego que daba más sueño que esperanza.

Finalmente, ya en tiempo agregado, un polémico penal sobre el Niño Torres le dio la opción a Gameiro de estrenarse como goleador ante su nueva hinchada, ocasión que no desperdiciaría.

Sin embargo, un par de minutos después, un remate inofensivo del Deportivo Alavés (y probablemente el único de todo el encuentro) dejó en evidencia a Oblak y sentenció las tablas en el debut, el Aléti no podía con el Alavés en casa.

La excusa para este horrible encuentro fue la falta del principio Antoine Griezmann, máximo referente ofensivo del combinado colchonero, además de la falta de ritmo competitivo. Ya en su segundo compromiso, una visita al Leganés la cosa debería ser diferente, o al menos eso quería pensar la afición albirroja.

Sin embargo, la historia fue exactamente la misma. La inclusión del principito en el once inicial, relegó a Ferreira – Carrasco al banco de suplentes, tal vez el único jugador desequilibrante en el partido debut del Atlético de Madrid.

Tras 90 minutos soporíferos, el Aléti del Cholo no pudo vulnerar las redes de otro rival que se plantó a defenderse mediocremente y poco más. La visita se quedó sin variantes, sin ideas, sin desequilibrio, sin fútbol; un verdadero desastre.

Casi al descubierto

Esta tónica del “cholismo” parece ser cada vez más común, dejando en evidencia la falta de fútbol de su equipo cada vez que tiene que salir a proponer.

Parece que la mal llamada garra del Atlético de Madrid se centra más en defender y pegarle a los que juegan que en saber qué hacer con la esférica en sus botines.

Asimismo, el problema del artillero colchonero parece ya ser algo crónico, pues no menos de 7 jugadores han desfilado por la delantera del Aléti en las últimas campañas.

Nombres como Leo Baptistao, Luciano Vietto, Jackson Martínez, Mario Mándzukic, Fernando Torres, Raúl García, y Alessio Cerci y ahora Kevin Gameiro han tenido incursiones sin éxito en el engramado del Calderón desde que  Diego Costa se marchara al Chelsea.

Aún es temprano para especular, y evidentemente el Atlético de Madrid estará peleando, cuando menos,  un boleto a competición europea para la próxima campaña.

Lo que sí es cierto es que cada vez queda más claro que aquel romanticismo del fútbol de Simeone, es poco más que un espejismo que ha vivido de la pelota parada y un delantero enrachado.